Devocional familiar… no es tan complicado

Los devocionales familiares son como todo en la vida cristiana: hemos hecho de ellos algo más complicado de lo necesario, y entonces vivimos con un sentido de fracaso.

La mejor manera de medir el éxito del devocional familiar es haciendo esta pregunta: ¿lo hicimos?

Cuando respondamos una vez “si”, y luego una más, y una más, y luego nos evaluemos por los cientos de momentos que hemos dedicado a Dios en familia, veremos cómo habrá obrado poderosamente en los corazones de nuestros hijos y de sus padres.

Veremos que Él habrá obrado a través del compromiso que hicimos de sostener una tradición simple y maravillosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *