Sola Gratia

Todos pecamos; creyentes y no creyentes; hombres y mujeres; judíos y no judíos. Y lo hacemos prácticamente todo el tiempo.

La realidad es que con nuestra maldad a cuestas, y con lo egoístas que somos por naturaleza, nunca podríamos acercarnos al Señor; nunca podríamos desarrollar una fe salvadora; nunca podríamos creer.

Es por eso que encontramos en la gracia un pilar fundamental en el cristianismo. Efesios 2:8-10 – Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura Suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *